Elevación de la fosfatasa alcalina en los perros

La fosfatasa alcalina (ALP) abarca un grupo de enzimas, principalmente secretada por el hígado y los huesos, los cuales son activos en un no-ácido (alcalino) de fase. Otras partes del cuerpo que son responsables de la producción de fosfatasa alcalina son riñón, placenta, y el revestimiento intestinal. Por fosfatasa alcalina elevada, queremos decir que la cantidad de ALP es mayor que los niveles recomendados. Similares a los humanos, fosfatasa alcalina elevada en perros puede estar relacionada con ciertos problemas de salud.

Causas

Las razones exactas de elevación de la fosfatasa alcalina en los perros no se conocen hasta el momento. En la mayoría de los casos, esta anormalidad se relaciona con problemas en el hígado y enfermedades óseas. Se estima que un perro que muestra cantidades muy altas de FA tiene más de 50 por ciento de posibilidades de desarrollo del hígado y las enfermedades óseas. Las principales causas de aumento de ALP son las enfermedades subyacentes, los efectos secundarios de medicamentos, y de ser perros jóvenes. Algunos de los factores causales relacionados con una fosfatasa alcalina anormal canino son los siguientes.

Enfermedad de Cushing
La enfermedad del perro más común asociado con fosfatasa alcalina elevada es la enfermedad de Cushing (hiperadrenocorticismo), lo que provoca una producción excesiva de la hormona, la adrenalina. Para regular el equilibrio de la sal, el cuerpo del perro comienza a secretar cantidades elevadas de fosfatasa alcalina.

Hepatitis Infecciosa
Hepatitis infecciosa generalmente se transmite de un perro afectado a otra a través del contacto directo o alimentación en alimentos contaminados. Por aquí, los parásitos invasores atacar el hígado, que a su vez provoca la elevación de la fosfatasa alcalina y otras enzimas hepáticas.

Hiperplasia Nodular
Hiperplasia nodular hepática es un trastorno benigno del hígado que resulta en la secreción anormal de la fosfatasa alcalina en los perros. Se trata de una enfermedad crónica y por lo general, permanece asintomática hasta las etapas finales. Por lo tanto, un diagnóstico precoz de la hiperplasia nodular es muy difícil en la mayoría de los casos.

Otras razones causales
En algunos casos, la administración de corticoesteroides y algunos otros medicamentos durante un período prolongado provoca un aumento de los niveles de fosfatasa alcalina. La actividad de la enzima se encuentra en su punto más alto en los cachorros, por lo que por lo general tienen niveles más altos. También, ciertas razas de perros tienden a desarrollar tumor benigno a la edad de 9 a 10 años, que se caracteriza por un marcado aumento en los niveles de fosfatasa alcalina.

Algunos de los síntomas evidentes de la fosfatasa alcalina elevada en perros incluyen malestar general, letargia, ictericia, debilidad y dolor. Además, hay casos asintomáticos también. Después de todo, el órgano hígado es capaz de realizar las funciones normales, a menos que esté severamente dañada. Además de la fosfatasa alcalina elevada en los perros, también hay casos de niveles anormalmente bajos de ALP. En general, una cantidad muy baja de la fosfatasa alcalina es un defecto genético que resulta en defectos óseos y problemas hepáticos.

Visión de conjunto

Fosfatasa alcalina elevada en las mascotas se diagnostica mediante la realización de un análisis de sangre. En el momento de la lesión y otras actividades normales, esta enzima se libera en el torrente sanguíneo. Aunque un análisis de sangre que determina el nivel alto de la fosfatasa alcalina en el cuerpo, no es eficaz para identificar la fuente de elevación. Por lo tanto, los métodos correctos de diagnóstico diferencial (como la electroforesis de afinidad) son esenciales para comprobar si el defecto está en los huesos o el hígado. El veterinario también puede revisar si hay ictericia, pancreatitis, cáncer de hígado del perro, y otros problemas hepáticos.

Si los análisis de sangre muestran un ligero aumento de la fosfatasa alcalina desde el nivel normal, entonces no hay necesidad de intervención terapéutica. Sin embargo, si el nivel es significativamente alto, el veterinario puede sugerir algunos consejos para el cuidado del perro, incluyendo el seguimiento y la modificación de sus hábitos de alimentación junto con chequeos médicos de rutina. El tratamiento oportuno de las mascotas con fosfatasa alcalina elevada es necesario, si existe un mayor riesgo de complicaciones graves. La metodología para el tratamiento de una fosfatasa alcalina elevada depende del resultado de diagnóstico y la salud del perro la general.

Con base en la causa subyacente, el veterinario puede prescribir medicamentos específicos para enzimas hepáticas en perros. Con el fin de promover la salud del hígado, hígado medicamentos se recomiendan. El animal enfermo deben ser alimentados con alimentos bajos perro de sodio y los alimentos que contienen hidratos de carbono simples y ácidos grasos. Así, asegura que el hígado no está sobrecargada durante el proceso de la digestión. Con los medicamentos correctos para la elevación de la fosfatasa alcalina y el cuidado apropiado de su lado, usted puede hacer que su mascota cómodo y aumentar su esperanza de vida.