Enfermedad inflamatoria intestinal en perros (Canine EII)

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) en perros es un trastorno asociado con el estómago y el intestino grueso (colon). EII se produce cuando el sistema inmune invade sus propios órganos digestivos. En esta condición, el perro se desarrolla la inflamación estomacal e intestinal. Esto sucede porque ciertas células inflamatorias (células blancas de la sangre), penetrar en el estómago y el intestino grueso. Las células blancas de la sangre, como neutrophilis y eosinophilis, que destruyen las bacterias que están presentes en la inflamación. Como resultado, estos órganos son considerablemente dañada. La enfermedad se ven afectados normalmente en los perros de mediana edad y de edad.

Diagnóstico

Examen físico
Los perros afectados de EII pueden aparecer delgadas. Los veterinarios pueden sentir intestinos gruesos debido a la inflamación.

Biopsia
Esta es la mejor forma de diagnosticar esta enfermedad. Biopsia ayudará a averiguar si las células inflamatorias se han incrementado en la pared intestinal. Una biopsia implica la eliminación de un tejido del cuerpo a través de una cirugía exploratoria y se examina bajo un microscopio. El estómago y el intestino grueso puede no mostrar ninguna anomalía a simple vista, pero los cambios microscópicos se puede detectar fácilmente usando biopsia. A veces, el examen microscópico de las muestras de heces se hace para buscar parásitos, como Giardia o huevos de gusanos intestinales.

Los análisis de sangre
Las pruebas de laboratorio de la muestra de sangre puede ayudar a detectar los signos de la EII en los perros. Los análisis de sangre puede confirmar el aumento en el número de células blancas de la sangre (neutrophilis).

Síntomas

Los síntomas pueden variar dependiendo del órgano en el que las células blancas de la sangre se han infiltrado. Vómitos se observa comúnmente, si el estómago y el intestino delgado están involucrados. El perro sufre de diarrea, cuando el intestino grueso se ve afectada. Muchas veces, los vómitos y la diarrea puede ser intermitente. En tal caso, el perro no quiere comer y la condición puede empeorar. En general, los siguientes son los síntomas de la EII canina.

  • Dificultad para defecar
  • Mucosa en las heces (materia fecal es líquida)
  • Disminución del apetito
  • Pérdida de peso
  • Depresión
  • La falta de energía
  • Abdomen hinchado

Causas

La causa exacta de este trastorno gastrointestinal todavía no está claro. Ciertos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar esta condición. Esta enfermedad puede producirse debido a la mala alimentación, infecciones parasitarias, alergias a los alimentos o reacciones adversas al fármaco.

Tratamiento

Los corticosteroides es una forma efectiva para tratar la EII en los perros, ya que estos medicamentos eliminar las células inflamatorias que se acumulan en el sistema gastrointestinal. Medicamentos antidiarreicos también se dan a suprimir la diarrea. Un cambio en la comida del perro es esencial para aliviar la condición. El perro no debe ser alimentado con productos de trigo, lácteos, animales o base de maíz, siempre y cuando los síntomas no desaparecen. Una dieta rica en proteínas de alta es sugerida por los veterinarios. La dieta debe estar libre de conservantes, colorantes y aditivos.

La ingesta de suplementos naturales tales como los probióticos y glutamina ayudará a nutrir gastrointestinal (GI) con bacterias saludables, acelerando así el proceso de recuperación. Hierbas como el regaliz y plátano, también se puede utilizar como eficaces para reducir la inflamación.