Sangre en las heces de un perro

Al darse cuenta de la sangre en las heces de su perro puede ser un espectáculo terrible para cualquier dueño de la mascota. Esta es una dolencia de salud frecuente en la mayoría de los perros. Este artículo le proporciona las causas, el diagnóstico y las opciones de tratamiento para combatir la enfermedad en cuestión.


Presencia de sangre en las heces de vez en cuando, se considera bastante normal para los perros. Sin embargo, cuando hay una fuerte descarga de rojo, o coágulos frescos de sangre en las heces del perro,  puede ser un serio motivo de preocupación. Sin embargo, como propietario responsable de mascotas, es necesario que usted tenga las posibles causas investigadas para aventar los desencadenantes graves.

▲ Términos médicos asociados

En términos médicos, la afección se conoce como hematoquecia o melena. En hematoquecia, la sangre en las heces del perro es de color rojo fresco, brillante en color, y es más probable que es expulsada ​​de los intestinos más bajos – por lo general, el colon y el recto. Un perro que sufre de hematoquecia también puede tener un problema al defecar. La presencia de rectorragia puede ser una indicación de un problema menor, o un trastorno potencialmente más grave.

Melena hace que las heces sean de color negro, maloliente, y con aspecto de alquitrán, lo que indica que la sangre se digiere y es expulsada ​​del tracto intestinal superior. Sin embargo, normalmente, melena en los perros es más doloroso y grave que un caso ocasional de hematoquecia.
▲ Causas

Generalmente, sangre en las heces es una señal importante de que apunta hacia algún tipo de trastorno gastrointestinal. Una rara presencia de sangre puede ser considerado como un evento menor o transitorio. Sin embargo, si se repiten a lo largo de la diarrea, son más graves, y no debería ser ignorado. Aparte de los trastornos gastrointestinales, hay varias otras causas probables para la presencia de sangre y moco en las heces, las cuales son:

  • Las infecciones bacterianas, como la intoxicación por alimentos y la fiebre tifoidea
  • Alergias de los aditivos alimentarios, emulsionantes, grasas, o debido a ciertos medicamentos
  • El consumo de veneno para ratas, o las ratas que han sido envenenadas
  • Los parásitos intestinales o gusanos del perro, incluyendo triquina, lombriz solitaria, y tiña
  • La presencia de tumores benignos y malignos en el abdomen, o la región anal
  • La interrupción de colon o recto, debido a fracturas en la región pélvica
  • La ingestión de objetos filosos, como huesos, palos, plástico o agujas
  • Comer en exceso, o abruptos cambios en el plan dietético
  • Las infecciones virales, como el parvovirus y coronavirus
  • Trastornos de coagulación de la sangre (coagulopatía)
  • Inflamación del colon, sacos anales, y el recto
  • El cáncer rectal
  • Intususcepción, es decir, pliegue de una parte del intestino en otro

▲ Diagnóstico

» La forma más común de diagnosticar este problema es a través de una muestra de heces para el veterinario para detectar parásitos, bacterias o virus que de otra manera no son visibles a simple vista.

» Supervisar y mantener un ojo en las encías de su perro, ya que que debe ser de color rosa saludable y no de color blanco-gris o amarillo. Consulte a un veterinario tan pronto como sea posible si usted nota un cambio en la apariencia de las encías, ya que estos son signos que indican una pérdida de gran cantidad de sangre.

» Su mascota tiene que someterse a un examen físico completo para determinar si ha sido infectado por algún tipo de infección anal por el saco, o no. Por lo tanto, el veterinario puede realizar un análisis de sangre y / o un examen de rayos X para comprobar si su perro ha ingerido algún artículo extraño.
▲ Tratamiento

» El tratamiento depende de la gravedad de la afección y de su causa subyacente. Los antibióticos con propiedades anti-inflamatorias y anti-bacterianos, como medicamentos antiparasitarios se pueden administrar por vía oral, o se inyecta en el cuerpo de la mascota.

» Consultar a un veterinario y obtener un chequeo fecal  si se sospecha la presencia de gusanos. De hecho, los perros deben ser revisados ​​por los gusanos a intervalos regulares de tiempo, incluso si parecen saludables. La desparasitación de rutina puede prohibir, tenias, tricocéfalos y nematodos.

» Limpieza enema, o consultorios locales se pueden emplear para extraer cuerpos extraños, como huesos, palos y agujas.

» El perro puede tener que someterse a una cirugía para extirpar masas del colon o el recto, si se diagnostica  un crecimiento anormal (cáncer) en ambas regiones.

» En casos severos, el perro también puede sufrir vómitos, falta de energía, pérdida de apetito, palidez de las encías de color blanco-gris y diarrea. Aquí es cuando los tratamientos como líquidos intravenosos y electrolitos vienen en la imagen.

» Si el veterinario sugiere realizar cambios en la dieta de su perro, entonces los alimentos nuevos deben introducirse gradualmente. Una alteración repentina de la dieta podría dar lugar a vómitos, diarrea, irritación de los intestinos, y puede ir acompañada de heces cubiertas de sangre.

» No alimentar a los perros con  alimentación humana; mantenerlos alejados de ella. Los trastornos gastrointestinales pueden ser curados por la alimentación  con una dieta alta en fibra, o hipoalergénica con agua – agua o sustituto con cubitos de hielo – para ayudar a aliviar la deshidratación de su perro.

» Deje que su perro se mantenga sin comida o golosinas durante 12-24 horas, y en el caso de los cachorros, el ayuno no debe ser superior a 12 horas.  Una dieta que consiste en arroz blanco, queso cottage, 1 cda. de yogur (para un perro de tamaño mediano), pollo sin hueso y papas hervidas ha demostrado ser útil en la curación o la limitación de la sangre en las heces. De hecho, la adición de 2-3 dientes de ajo a la cena de su perro sobre una base diaria también será beneficioso.
A pesar de los mencionados recursos para ayudar a superar el problema, sólo debe administrarse bajo la supervisión del veterinario para evitar cualquier complicación adicional y ayudar a promover la salud óptima de su perro.

Descargo de responsabilidad: Este artículo es para fines informativos solamente y de ninguna manera intento  reemplazar el consejo ofrecido por un veterinario sobre el tema.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *